Beneficios de los probióticos

El equilibrio de la flora intestinal influye en nuestro estado de salud de una forma mucho más definitiva de lo que podamos pensar a primera vista. Un desequilibrio en la flora intestinal puede generar numerosas patologías. Además, este equilibrio puede verse fácilmente alterado por algunos factores como una dieta inadecuada, el estrés, cualquier tipo de enfermedad (sobre todo las disfunciones intestinales) o la ingesta de determinados medicamentos.

Los probióticos son microorganismos vivos que contribuyen a recuperar y mantener la buena salud de la flora intestinal. Según numerosos estudios, lo que parecen ejercer labores más beneficiosas son los lactobacillus acidofillus, lactobacillus casei y lactobacillus rhamnosus. Estos microorganismos o bifidobacterias atraviesan la barrera gástrica y se instalan en el colon, donde se multiplican colonizando la flora intestinal y llevando a cabo importantes funciones.

Principales beneficios de los probióticos

  • Ayudan a mejorar los trastornos digestivos como la diarrea, el estreñimiento, pesadez o gases
  • Ayudan a recuperar el equilibrio de la flora intestinal
  • Ayudan a prevenir y mejorar los síntomas de enfermedades inflamatorias a nivel intestinal
  • Ayudan a reforzar e incrementar las defensas
  • Ayudan a mejorar la absorción de nutrientes y a tener mejores digestiones
  • Ayudan a producir vitaminas beneficiosas para el organismo
  • Ayudan a prevenir alergias alimentarias

¿Por qué debemos tomar probióticos?

Podemos tomar probióticos para mejorar nuestro estado de salud y reforzar nuestras defensas siempre que no se haya prescrito alguna contraindicación para su consumo.

De todas formas es muy recomendado tomar probióticos tras situaciones en las que es necesario regenerar la flora bacteriana ya que esta se puede haber visto debilitada:

  • Durante o después de haber estado en tratamiento con antibióticos
  • Durante un resfriado o momentos en que podamos tener el sistema inmunológico   debilitado
  • Después de episodios de diarrea o gastroenteritis.
  • Durante épocas de mayor exposición a alergias

Probióticos para adelgazar:

Los expertos han descubierto que las personas obesas poseen una flora intestinal menos variada por lo que les es más difícil bajar de peso y perder grasa corporal.

Los probióticos podrían ser un método eficaz contra la obesidad y, de hecho, ya existen varias pruebas científicas concluyentes.

Los probióticos favorecen la reducción de peso mediante varios mecanismos:

  • Inhiben la absorción de grasa al aumentar la cantidad de grasa excretada con las heces.
  • Aumentan la producción de la hormona de la saciedad por lo que habrá un incremento en la quema de grasa y calorías.

Últimas investigaciones, se ha descubierto que la bacteria L.gasseri puede reducir la grasa abdominal en un 8,5%.

Probióticos para las defensas:

Numerosos estudios han demostrado que determinados probióticos pueden llegar a mejorar el sistema inmunológico, debido a que determinadas cepas de lactobacillus influyen en la producción de anticuerpos y la activación funcional de los macrofagos (células encargadas de eliminar los microorganismos patógenos).

Además también ayudan a la prevención de algunas alergias alimentarias.

Probióticos para la flora íntima:

Todas las bacterias y hongos que conforman la flora vaginal deben estar en equilibrio, contribuyendo a mantener el bienestar de la salud vaginal. Cuidar la flora vaginal te ayudará a mantener una buena salud íntima. Podemos encontrar en el mercado probióticos como por ejemplo el Lactobacillus plantarum que tiene una alta capacidad de adhesión a la mucosa vaginal, muy adecuado para restaurar la microflora vaginal si ésta ha sido alterada por un cambio hormonal o por el uso de jabones agresivos, por ejemplo. Además, crea una barrera protectora que ayuda a prevenir la recurrencia de infecciones vaginales. Así pues, los probióticos ayudan a reforzar la flora vaginal y ayudan a proteger la salud íntima.

Probióticos para el estreñimiento:

Para el estreñimiento es importante mantener una flora equilibrada para facilitar el tránsito. Algunos probióticos como Bifidobacterium lactis, Lactobacillus casei y E Coli Nissle han demostrado científicamente mejorar la frecuencia en la defecación y la consistencia de las heces. Esta mejoría se debe al aumento del pH en el colon que producen los probióticos debido a la producción de ácidos grasos que también estimulan el tránsito intestinal. Sin embargo, la combinación de probióticos y prebióticos aún es más eficaz para el tratamiento del estreñimiento. Estos productos tienen la ventaja de su seguridad por la ausencia de efectos adversos frente a los laxantes comunes.

Probióticos para el colon irritable:

El colon irritable se caracteriza por la existencia de dolor abdominal produciendo cambios en el ritmos intestinal acompañado de una sensación de hinchazon abdominal.

Un reciente estudio publicado por la Sociedad Europea de Gastroenterología de Atención Primaria ha encontrado que los probióticos pueden ayudar en el alivio de ciertos síntomas gastrointestinales como el síndrome del colon irritable en el cual se demostró un efecto beneficioso de los probióticos sobre la sintomatología global, dolor abdominal, sensación de excesiva presión abdominal y distensión.

Probióticos para las digestiones:

Se ha demostrado que los probióticos mejoran la función digestiva, así como aliviando las digestiones pesadas. Además ayudan en la asimilación de algunos nutrientes y participan en la síntesis de algunas vitaminas esenciales como la B2, B5, B12 o el ácido fólico.

Navigate