Probióticos para niños y bebés

En el mercado existen probióticos dirigidos exclusivamente a niños y bebés. Pero, ¿en qué pueden ayudar los probióticos a los niños? 

Muchas investigaciones confirman que los probióticos pueden ayudar a prevenir y tratar la diarrea causada por infecciones o por el uso de antibióticos.

También hay estudios acerca de que la toma de probióticos de forma regular, puede ayudar a los niños a tolerar mejor la lactosa además de ayudar a prevenir de infecciones de las vías respiratorias, como resfriados.

Cómo elegir el probiótico ideal

Si se quiere empezar la toma de antibióticos en niños, en primer lugar es recomendable consultar con un médico para descartar la posibilidad de que sus síntomas se deban a una enfermedad más grave y asegurarse de que los probióticos no le hagan daño.

El médico también ayudará a decidir qué tipo específico de probiótico podría ser el más beneficioso. Por ejemplo, hay ensayos clínicos que demuestran que el Lactobacillus ramnosus y la levadura Saccharomyces cerevisiae var. Boulardii pueden prevenir la diarrea infecciosa. También le indicará la dosificación más adecuada, ya que cuando de probióticos se trata, más cantidad no significa necesariamente más beneficios.

Por lo general, lo mejor es tomar los probióticos después de comer (ya que con el estómago vacío, los ácidos estomacales puedan eliminar a estos microorganismos).

Deja un comentario

Navigate