El origen de los probióticos

El origen de los probióticos

La palabra “probiótico” procede del griego “pro” “bios” (a favor de la vida”), y fue empleado por primera vez durante una investigación en 1954, donde se comparaban los efectos adversos que ejercen los antibióticos en la microbiota intestinal con las acciones beneficiosas de otros factores sin determinar.

Se planteó la teoría que el hecho de comer lácteos fermentados podría mejorar la salud intestinal, lo que reducía la proliferación de bacterias dañinas.

Fue en este momento cuando se señaló que sería posible modificar la flora intestinal sustituyendo los microorganismos perjudiciales por bacterias beneficiosas. A estos microorganismos beneficiosos se les denominó ”probióticos”.

Una década más tarde, se referían a los probióticos como bacterias beneficiosas que promueven el crecimiento de otros microorganismos. Recientemente la OMS los considera como ”aquellos organismos vivos que administrados en cantidades adecuadas ejercen un efecto beneficioso sobre la salud”

Aunque actualmente la importancia que se le da a este tipo de producto es creciente, en realidad no es algo tan nuevo. Cada vez se están volviendo más comercializados y se están estudiando y empezando a comprender los mecanismos que nacen en ellos, ya que son la base de los efectos beneficiosos que ejercen sobre la salud.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos o bacterias vivas beneficiosas que viven en nuestro intestino y nos mejoran la salud general del organismo. Cuando se administran en cantidades adecuadas, favorecen un mejor funcionamiento de la flora intestinal además de limitar el crecimiento de bacterias no beneficiosas.

 

Deja un comentario

Navigate