Diferencia entre prebióticos y probióticos

¿Qué son los probióticos? ¿Y los prebióticos?

Los probióticos son microorganismos o bacterias que viven en nuestro intestino y nos mejoran la salud general del organismo. ¿Cómo? Limitando el crecimiento de bacterias no beneficiosas que nos pueden hacer enfermar.

Por otro lado los prebióticos son un tipo de de hidratos de carbono, en concreto fibra vegetal, que el organismo no puede digerir. Son fermentados en el tracto gastrointestinal y utilizados como “alimento” para las bacterias intestinales. Podemos decir entonces que los prebióticos son el alimento de los probióticos.

La función principal de los probióticos es estimular el crecimiento y la actividad de las bacterias beneficiosos presentes fundamentalmente en el colon.

Entre los beneficios de los prebióticos está regular el tránsito intestinal y ayudar a aliviar el estreñimiento. Impiden también la proliferación de bacterias patógenas y nos ayudan a estimular el sistema inmunológico ayudando a inhibir el crecimiento de células patógenas.

Consejos sobre el consumo de probióticos y prebióticos

Los probióticos son un complemento que se puede tomar sin tener ninguna dolencia en concreto. Es más, los podemos tomar si lo que queremos es simplemente reforzar nuestro sistema inmunológico.

En cuanto a los prebióticos no hay una recomendación explícita, ya que los podemos encontrar de manera natural en muchos alimentos, por lo que aportarlos en nuestra dieta diaria es fácil y saludable. 

Para conseguir el efecto prebiótico es necesario tomar de forma diaria al menos 2 gramos de estos alimentos ricos en probióticos: leche, en verduras como la cebolla, alcachofa, espárragos y puerros, en frutas, en especial los plátanos, en cereales integrales, concretamente  el trigo integral y la avena y en las legumbre y frutos secos.

Esta cantidad es algo elevada por lo que, para algunas personas, podría ser difícil alcanzar esta cifra solo con los alimentos que integran su dieta. En estos casos quizás es de ayuda completar la dieta con alimentos enriquecidos en prebióticos.

Es importante tener en cuenta las condiciones de conservación del envase aunque depende del tipo de cepas que contenga el producto y de su proceso de fabricación. Este tipo de información vendrá especificado en el envase o prospecto del producto.

De manera general se recomienda conservarlos por debajo de 25ºC.

Deja un comentario

Navigate